sociedad

Benicarló

Los audios del coordinador del servicio de vigilancia de las playas de Benicarló: "La empresa no paga personal que se da de baja por covid, nos da igual"

"El que nos venga con una baja por covid-19 le damos de baja con despido improcedente que cuesta cuatro duros".

Polémica en Benicarló tras hacerse públicos unos audios que, supuestamente, envió el coordinador del servicio de vigilancia de las playas del municipio valenciano en un grupo de WhatsApp.

En los mensajes se escuchan afirmaciones como que "el que nos venga con una baja por covid-19 le damos de baja con despido improcedente que cuesta cuatro duros y hasta luego Lucas" o "no vamos a permitir que la gente esté saliendo por ahí de juerga, se esté contagiando y nos vaya a las casetas a contagiar al resto de los compañeros".

El responsable de seguridad también advierte que si los empleados son responsables "para ir a trabajar a una playa" lo son también "para hacer una burbuja con vuestros compañeros y no salir de juerga" y añade "la empresa no paga personal que se da de baja por COVID-19, nos da igual. No estamos aquí de ONG para estar pagando sueldos".

Desde la empresa confirman a Antena 3 que no conocen a la persona que grabó dichos audios y que la trabajadora que asegura haber sido despedida por tener coronavirus "ha mentido a los servicios sanitarios" cuando le solicitaron una lista de los contactos estrechos.

"Di positivo y me mandaron a casa"

Tras el revuelo, la afectada ha dado su versión. "Di positivo y me mandaron a casa". Al cabo de unas horas recibió una llamada en la que le comunicaban que había sido despedida. "Pregunté el motivo y me dijeron que era por la COVID". La joven asegura además que otros dos compañeros que dieron positivo el mismo día que ella, ya ha sido readmitidos y que cuando la empresa le solicitó la identificación de contagios estrechos dio los nombres "como se tenían que dar, las personas con las que estuve esas últimas 48 horas".

Al respecto, la concejala de Turismo, Isabel Cardona, ha manifestado que "la relación laboral entre un trabajador y la empresa es una competencia exclusiva de ambas partes" y que el Ayuntamiento "no tiene nada que ver ni por qué intervenir".

Las recientes bajas han provocado que Provita, empresa adjudicataria del servicio de vigilancia de las playas, tenga que buscar con urgencia cinco socorristas, un médico y un técnico de ambulancia.

Más sobre este tema: