Salud Coronavirus

Dispositivos tecnológicos

El uso excesivo de las pantallas en los niños puede crear problemas de inteligencia

La falta de atención, poca paciencia e irritación son algunas de las consecuencias al exceso uso de los móviles y tablets en los niños.

Los dispositivos tecnológicos tienen impacto no solo en los adultos, si no también y en especial en los niños. Ya es casi habitual la imagen de niños de muy corta edad entretenidos con el móvil de los padres o con una tablet propia.

Según datos de la organización Common Sense Media, los niños de ocho años tienen, por lo general, una tablet propia o incluso en algunos casos, ya smartphone propio.

La OMS, Organización Mundial de la Salud, advierte de que los niños no deberían estar expuestos a las pantallas antes de los dos años, y puntualmente, antes de los cinco años.

El uso excesivo frena la inteligencia de los niños

Las guarderías y escuelas infantiles están recibiendo a niños que ya manifiestan signos de afectación y la pandemia lo ha agravado. Retrasos en el lenguaje, falta de atención, baja frustración, irritabilidad, dificultad para relacionarse y establecer vínculos.

Los datos son preocupantes y algunos padres no son conscientes de que el abuso de las pantallas interactivas puede llevar a sus hijos a aislarse, perder horas de sueño y, según un reciente estudio, pueden tener un impacto negativo en el desarrollo cognitivo.

Las escuelas infantiles ven niños que utilizan habitualmente dispositivos que se muestran irritados, se quejan o lloran como expresión natural a un malestar. Los expertos recomiendan a las familias que no faciliten ni teléfonos ni tabletas en ningún momento del día y limiten el consumo de la televisión.

El consejo pediátrico a los padres sería evitar que las tabletas o móviles roben un tiempo precioso a los niños, que no volverá. Y aprender a hacer actividades sin esperar nada.

Más sobre este tema: