Mejores momentos | Capítulo 34

Aras, cada vez más confundido, comparte con Asya su mayor preocupación: "¿Y si yo fuera un hombre peligroso?"

Aras cada vez está más nervioso: no recuerda prácticamente nada y ni se acuerda de quién es.

La policía sigue investigando sobre el accidente en el que Aras resultó herido. Tras las primeras investigaciones, se descubre que el hombre no tenía frenos en el coche y que al ver que iba a chocar con otro coche, que era en el que iba Asya, dio un volantazo para evitar un accidente aún peor.

Ahora, la policía ha descubierto nuevas pistas sobre este extraño caso: las huellas de Aras no están registradas y el número de chasis del coche que conducía es de otro coche.

Aras, que parece no entender nada, le cuenta a la policía que no puede decirles nada porque sigue sin recordar nada.

“¿Cree que es posible que no haya perdido la memoria y que nos esté engañando?”, le pregunta un agente de policía en privado y de forma muy directa a Asya, la cual niega rotundamente que esto sea posible.

Mientras en la habitación del hospital, Aras que está muy confundido ante tanta información le dice a Asya que quiere preguntarle algo importante: “¿Y si yo fuera un hombre peligroso?”, y le confiesa que tiene miedo de ser en realidad un ladón o un asesino.

Asya intenta tranquilizarlo y le dice que, aunque fuera peligroso, no le haría daño a alguien que le salvó: “Yo solo veo a un hombre con un buen corazón”.

¿Asya tendrá en el fondo alguna duda sobre él?

Más sobre este tema: