ESTRENA TEMPORADA

Nicola Coughlan, estrella de Los Bridgerton 3: de la enfermedad que padeció al papel que perdió en Stranger Things

Después de dos temporadas como personaje secundario, Penelope Featherington toma el peso protagonista de Los Bridgerton. Su actriz, Nicola Coughlan, ha sufrido hasta llegar a convertirse en una estrella de la pantalla.

>

Los Bridgerton acaba de regresar a Netflix con su esperada tercera temporada, que nuevamente cambia el foco y coloca en el rol de protagonistas a personajes que hasta ahora habían sido secundarios. Esta vez es el turno para brillar de Penelope Featherington, interpretada por Nicola Coughlan, quien deberá encontrar marido en el Londres de la Regencia mientras descubre qué hacer con su amistad con Colin Bridgerton y airea los escándalos de la alta sociedad bajo el nombre de Lady Whistledown.

Se trata de una oportunidad ideal para Coughlan de ser vista y admirada, pero no siempre su carrera ha sido un camino de rosas. Todo lo contrario, la actriz irlandesa se ha enfrentado a años de rechazo y a una situación económica precaria por la que casi tira la toalla con sus aspiraciones. Nicola, que ahora tiene 37 años de edad, soñó con ser actriz desde muy niña e hizo sus pinitos en una película llamada My Brother’s War en la que hacía de una niña que daba de comer a unos cisnes. Después de unos papeles pequeños, trató de estudiar interpretación, pero fue rechazada tanto en la Oxford School of Drama como en la Birmingham School of Acting.

Nicola Coughlan como Penelope Featherington en la temporada 3 de Los Bridgerton | Netflix

Nicola sufrió depresión y no podía salir de la cama

Durante varios años, Nicola Coughlan trabajó como dependienta en tiendas de cosmética y de yogur helado en Londres, ciudad a la que se había mudado para intentar lograr sus metas, mientras seguía haciendo castings como actriz. Sin embargo, aquello no estaba dando buen resultado, según confesó ella misma a la revista Glamour: "Llevaba aproximadamente un año sin haber hecho ninguna audición. No tenía dinero en mi cuenta bancaria, así que tuve que volver a vivir con mis padres".

Tener que aceptar que las cosas no estaban saliendo como esperaba con su carrera como intérprete la llevó a caer en depresión, una enfermedad de la que le costó salir. "Estaba muy deprimida y fue muy difícil. La recuperación fue muy lenta. No podía ni levantarme de la cama. Sentía que había fallado en todo. Sentía que no tenía nada y que había decepcionado a mi familia. Piensas todas esas cosas terribles sobre ti mismo y eso empeoró porque había pedido un préstamo y seguía pensando en las deudas que tenía".

Nicola Coughlan y Luke Newton como Penelope y Colin en Los Bridgerton | Netflix

"Mi familia se portó genial y mi hermana literalmente me sacó de la cama y me hizo salir a correr. Cosas como esa me dieron de nuevo la sensación de tener un propósito y de que siempre hay una luz al final del túnel". Tiempo después, Nicola consiguió el papel que le dio la fama. Fue en la serie Derry Girls, donde interpretaba a una adolescente a pesar de rondar ya la treintena, aunque incluso ese logro resultó agridulce. Su padre falleció a los pocos días de conseguir ese papel y ni siquiera llegó a enterarse de la buena noticia. "Cuando fuimos a los BAFTA y ganamos un montón de premios, siempre había ese matiz de tristeza porque él no estuviese ahí para verlo", recordaba la actriz.

De Stranger Things a Barbie

Nicola Coughlan | Getty

Nicola Coughlan consiguió hacerse conocida gracias a Derry Girls y ahora triunfa con Los Bridgerton, pero entre estos dos proyectos hubo otro para el que se presentó al casting y fue rechazada. Tal y como contó ella misma a Buzzfeed, audicionó para el papel de Robin Buckley en Stranger Things, el cual finalmente fue para Maya Hawke. Nicola no lo recuerda con rencor, al contrario, asegurando que Maya "lo hizo mucho mejor de lo que yo lo habría hecho", y comenta: "Es una buena lección para los actores: mirad las cosas que no os dieron, porque comprenderéis totalmente que no era algo personal. Eres perfecto para algunas cosas y no para otras".

Coughlan también tuvo una breve aparición en Barbie, aunque resultó más breve de lo esperada. Su papel, la Barbie Diplomática, estaba pensado para tener algo más de presencia en la película de Greta Gerwig, pero debido a problemas de agenda tuvo que reducirse a una sola jornada de grabación. No obstante, ella dijo que se lo pasó bomba y le encantó el traje que prepararon para ella, similar al de una Barbie que tenía de pequeña.

Más sobre este tema:

Cargando....