sociedad Sucesos

Sequía

La sequía obliga a transportar agua potable a otras comunidades en buques y camiones cisterna

Los embalses están cada vez a un nivel más bajo y algunas localidades están tomando medidas para evitar la falta de suministro.

La sequía ya obliga a transportar agua en barco en algunas zonas de España. Para hacer frente a la falta de agua, se están utilizando buques cisterna con una capacidad para cuatro millones de litros de agua. Medidas desesperadas para situaciones que lo requieren y que obligan a cortar el suministro 13 horas al día, en algunos casos.

Uno de esos buques va a llevar agua desde el puerto de Bilbao hasta Bermeo, donde va a servir para paliar la situación de una comarca en la que viven unas 45.000 personas. En el puerto bilbaíno se están ultimando las pruebas del barco, y en la próxima sema transportará dos millones de litros de agua potable diarios.

La situación de los cauces de los que se abastece la comarca de Busturialdea ha empeorado y se ha llegado a decretar el nivel tres de sequía. Además, los 16 municipios de esta mancomunidad cuentan, desde este lunes, con restricciones nocturnas de agua.

Camiones cisterna en Tarragona

Panorama similar el que se esta dando en Tarragona, donde necesitan que camiones cisterna lleven agua. En algunas comarcas tarraconenses, la situación empieza a estar al límite. Aunque aseguran que el suministro está "asegurado", en los depósitos municipales, no se descarta implementar restricciones, ante las previsiones de falta de agua.

Una de las medidas que se está barajando, por ejemplo, es la de cortar el agua del grifo durante la noche, desde las 23:00 horas a las 06:00 horas. De esta manera, se podría garantizar agua para todo el mundo.

Por el momento, se han tenido que llenar los depósitos municipales con agua potable, ya que los pozos están bajo mínimos. Cada dos días, están "obligados" a llevar un camión cisterna, que los llena para abastecer a toda la población.

En esa zona están ante una situación realmente preocupante porque los embalses catalanes, según la última actualización, están al 40% de su capacidad.

Restricciones de agua por la sequía

En Peraleda de San Román, en la provincia de Cáceres, también deben acudir a la cuba para poder conseguir agua. A la poca cantidad que queda se le suma la baja calidad, llegando a salir "turbia" en muchos casos y, por tanto, impotable.

En la localidad onubense de Cumbres Mayores, los supermercados no dan abasto. Como ocurriese con el papel higiénico durante la pandemia, los vecinos se 'pelean' por conseguir una garrafa de agua. "Es impresionante la cantidad de agua que se puede vender en un día", dice uno de los trabajadores.

Todo esto ha llevado a realizar cortes del suministro durante 13 horas al día. Es decir, pasan más de la mitad de la jornada sin agua en los grifos. Por si fuera poco, se prevé que las reservas de agua sean aún peores en los próximos años.

"A largo plazo, situaciones como las de este año, van a ser cada vez más comunes", explica María del Carmen Llasat, profesora de física de la atmósfera en la Universidad de Barcelona. La única solución para darle la vuelta a la sequía es cambiar nuestros hábitos.

Más sobre este tema: