sociedad Sucesos

Barcelona

La menor violada en Igualada entra en quirófano por las brutales lesiones que sufre tras la agresión

Las heridas que sufre la menor violada en Igualada son de una brutalidad desmedida. Hoy, ha tenido que volver a quirófano para ser operada.

Tras 10 días hospitalizada, la menor violada y agredida salvajemente en Igualada (Barcelona) ha entrado de nuevo en quirófano por la brutalidad de las lesiones, por las que ha estado a punto de morir.

En estado grave

El abogado de la familia, Jorge Albertini, ha explicado que la víctima ha tenido recaídas y que, debido a ello, este miércoles ha tenido que regresar quirófano para ser operada. "Todavía hay que esperar. Por el nivel de lesiones, se entiende que habrá sido más de una persona, ni un animal es capaz de hacer esto. Hay crueldad pura, no estamos ante personas".

Hace pocos días, la joven de 16 años salió de la UCI del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Se busca al autor o autores de la agresión sexual

La mujer aún no ha podido prestar declaración, aunque la defensa cree que lo podrá hacer pronto ya que poco a poco comienza a recordar lo ocurrido. Mientras, los Mossos d'Esquadra siguen buscando alguna pista en redes sociales y en las cámaras de seguridad de los alrededores de la discoteca para localizar al o los responsables. Sin embargo, la investigación está resultando compleja.

Las pesquisas de los investigadores de la Unidad Central de Agresiones Sexuales (UCAS) se han centrado en reconstruir el recorrido de la víctima el día que sufrió el ataque sexual.

Fue encontrada ensangrentada

La víctima fue localizada inconsciente y desnuda en un polígono de Les Comes el pasado 1 de noviembre. La primera persona que la encontró fue un camionero. El transportista vio a la adolescente "temblando de frío y de miedo" alrededor de las 7 de la mañana.

Según la investigación, la chica había quedado con sus amigas para ir a una discoteca la noche de Halloween. En torno a las 6 de la madrugada salió del local para coger el tren que la iba a llevar a su casa. Sin embargo, durante el trayecto, poco más de 1.500 metros, tuvo que atravesar un polígono industrial, lugar donde alguien la abordó.

Más sobre este tema: