sociedad Sucesos

Suicidio

Injurias en páginas de citas y carteles con insultos en la calle: así fue el calvario que llevó a Nieves al suicidio

La joven de 20 años se suicidó el pasado 28 de diciembre tras sufrir durante más de 6 meses un auténtico calvario de humillación pública por su condición sexual.

Nieves, jaenesa de 20 años, se sucidió el pasado 28 de diciembre después de estar sufriendo un auténtico calvario de acoso público y privado durante los últimos 6 meses.

El pasado viernes en su localidad, Navas de San Juan, hasta 700 personas acompañaron en una concentración a la familia de la joven. Loli, madre de Nieves, escribió ese día una carta en primera persona que leyó otro familiar que explica todo lo que sufrió Nieves debido al acoso a la que fue sometida durante meses de manera pública y privada, con insultos, difamaciones e humillaciones.

Todo el calvario comenzó cuando varias personas comenzaron a pegar carteles sobre su condición sexual por las calles del pueblo y en los parabrisas de los coches donde aparecía su foto con injurias y acusaciones.

Cuenta falsa de Instagram en la que se hacían pasar por ella

En julio del año pasado llegaron incluso a aparecer anuncios en páginas de citas solicitando sexo con su número de teléfono. "Mi hija no nos la va devolver nadie, pero debe haber, existir y hacerse justicia", insistió la madre en la carta.

El móvil de Nieves no paraba de sonar y decidió cambiarse de teléfono, algo que solo sabía la familia cercana y amigos, según una recomendación de la Guardia Civil. Sin embargo, según cuenta la madre, una de las cosas que más le dolió a la joven y a su entorno fueron los correos que alguien, haciéndose pasar por ella, enviaba al secretario del ayuntamiento denunciando falsos malos tratos de los padres.

La familia lo denunció tres veces

La cuenta de Instagram terminó con la paciencia y la fortaleza de Nieves, ya que la persona que se hacía pasar por ella realizaba proposiciones sexuales y amenazaba a personas diciendo que le iba a romper el coche y a la mañana siguiente aparecía roto. Esto hundió a la joven, que no dejaba de tener ataques de ansiedad.

Loli y su familia llegaron a denunciar los hechos hasta tres veces: "Sentimos desesperanza", dice su madre. "Mamá, estoy cansada de vivir", dijo Nieves días antes de sucidiarse a su madre. Algunos le habían hecho la vida imposible.

Más sobre este tema: