sociedad Sucesos

Galicia

Familiares y enfermeros denuncian malos tratos en una residencia de Pontevedra

Malos cuidados, personas mayores con úlceras, comida en mal estado, camas rotas o incluso medicamentos caducados.

Esta es la situación en la que viven 58 ancianos residentes en una residencia de la localidad de Pazos de Borbén, una localidad de la provincia de Pontevedra. Una situación que ha sido denunciada por la Asociación Vellez Digna y la Asociación de Trabajadoras de Residencias Gallegas (TReGa).

La situación es tan crítica que personas no sanitarias se tienen que hacer cargo de los cuidados: "Personal de limpieza tiene que hacer curas, ponerles simtron o incluso pinchar insulina o heparina" afirma Sonia Jalda, presidenta de TReGa.

"En este centro se afeita a todos con la misma cuchilla, se usa la misma toalla para varias personas y varios días, no hay colchones antiescaras y las infecciones son muy comunes" denuncia Francisco José Bernardez, presidente de Vellez Digna.

Estas situaciones no son nuevas ya que en el año 2017 se le abrió un expediente a esta residencia por sobre ocupación: "Cuando llegó la inspección, encerraron a varios abuelos en un garaje. Es algo que no se puede consentir" explica Sonia.

Una residencia, en la que de las 58 plazas, 22 están financiadas por la Xunta de Galicia. Desde la consellería de Política Social explican que se ha mandado una inspección y se han detectado ciertas carencias. Ahora, los gerentes tienen un plazo de tiempo para subsanarlas. De todas formas, desde el gobierno autonómico explican que están "muy encima de ellos".

Más sobre este tema: