sociedad Sucesos

Ferry Mallorca-Barcelona

Atracados en el puerto de Ibiza, con retrasos de más de seis horas y sin medidas de seguridad contra la COVID-19

Cientos de pasajeros denuncian que estuvieron en un barco con unas 800 personas que debían estar repartidas entre dos ferries y que nadie les da una solución

El coronavirus ha truncado el inicio- o la vuelta- de las vacaciones de varias personas que este miércoles viajaban en un ferry de la compañía 'GNV Bridge'. Se trata del viaje dirección Palma-Barcelona y otro entre Ibiza -Valencia. El primero de los buques ha sufrido importantes retrasos y el segundo, directamente, ha tenido que ser cancelado porque un comandante de la compañía dio positivo en COVID-19 antes de iniciar el trayecto. Cientos de pasajeros han estado atracados en el puerto de Ibiza sin medidas de seguridad y sin noticias sobre cuándo se solucionarían los problemas.

A la vista del peligro que esto podía suponer para el resto de pasajeros y de la tripulación, la compañía aplicó los protocolos COVID y aisló a los trabajadores provocando que los pasajeros del trayecto Barcelona-Palma se quedasen en tierra.

Una de las pasajeras afectadas explica a Antena 3 Noticias que el barco directo de Palma a Barcelona debía llegar en torno a las 18:30 de la tarde a su destino y que al principio les contaron que "llegaría una hora más tarde porque primero debía pasar por Ibiza". El problema es que en ese barco, que debía trasladar a los pasajeros dirección Barcelona, también viajaban personas de dirección a Valencia a las que les habían cancelado previamente el viaje por el positivo en COVID de la tripulación.

Juntan los pasajeros de dos barcos en uno

Este hecho no fue comunicado y lo que se encontraron al zarpar era un ferry con hasta 800 pasajeros en su interior. Denuncian que las medidas COVID no se han cumplido y, además, que estuvieron durante horas atracados en el puerto de Ibiza sin ningún tipo de noticia. "El aforo está ampliamente superado con gente sin mascarillas en los pasillos tirados en los balcones del barco", contaba una de las afectadas en el momento en el ocurrían los hechos.

Unas seis horas de retraso y mucha paciencia. Estuvieron hasta casi entrada la noche sin saber cuánto más debían permanecer en un buque. Los pasajeros aseguran que "no se sintieron seguros" por la cantidad de personas con las que se han visto obligadas a convivir. Además, también han denunciado que no había servicio de cafetería ni comedor porque no abrieron y tan solo les proporcionaron un bocadillo "muy sabroso", explicaba esta afectada irónicamente.

Los bocadillos que la compañía ofrece a los pasajeros | Antena 3 Noticias

Más sobre este tema: