Salud Coronavirus

Coronavirus

La medida extrema de China para frenar los contagios de covid

El país endurece sus medidas y sigue inamovible en su estrategia anti-covid pese a la frustración que generan las restricciones impuestas a través de las redes sociales. Ahora, los vecinos de los positivos tendrán que ir también al centro de aislamiento.

Los 26 millones de habitantes que tiene la ciudad de Shanghái siguen encerrados en casa desde hace más de un mes, algunos llevan casi dos meses confinados.

Xi Jinping, el presidente del país, afirma que China debe "mantenerse firme" en su política anti-covid. Las autoridades shanghainesas han redoblado sus esfuerzos para devolver a cero la casilla de nuevos casos detectados.

Los edificios residenciales están bloqueados de modo que no se puede recibir pedidos en línea y se está enviando a los temidos centros de aislamiento a los vecinos de quienes han dado positivo en los test que se realizarán prácticamente a diario.

Por las redes han circulado, incluso, vídeos que muestran a policías que fuerzan a los vecinos más próximos de los contagiados a que vayan a estas instalaciones pese a no haber dado positivo en ningún test, una medida que el profesor Tong Zhiwei, de la Universidad Normal del Este de China, calificó en la Red de "ilegal" de acuerdo con la Constitución del país.

Los españoles en Shanghái no pueden más

A diferencia de la mayor parte del mundo que ya ha decidido convivir con el virus, China mantiene desde hace dos años una política de tolerancia cero hacia el virus bajo el argumento de proteger a la población mayor, que en un alto porcentaje no está vacunada, o evitar un hipotético colapso sanitario.

Laura Jerez lleva casi un mes confinada en Shanghái: "Aquí seguimos como si fuera 2020 con este brote. En el caso de ser positivo me llevarían en un autobús a un centro de aislamiento, con camas apiladas", relata. Precisamente, su mayor temor es acabar internada en centros de aislamiento colectivo porque en algunos ni siquiera hay duchas.

David Pardo es otro español que vive en la ciudad china y confirma que "la gente empieza a estar muy harta". Además, las autoridades han anunciado que van a endurecer las restricciones debido a un repunte de fallecimientos por coronavirus durante las últimas semanas.

Ante esta situación, David explica que "la gente está harta en algunos distritos donde no está llegando la ayuda del Gobierno".

Más sobre este tema: