Salud Coronavirus

Coronavirus

Descubren el por qué ómicron resulta menos grave que las otras variantes

Un equipo de investigadores de la Universidad de Kent y la Universidad Goethe ha descubierto la posible causa del por qué ómicron no desarrolla una enfermedad tan grave.

Descubren el por qué ómicron resulta menos grave que las otras variantes Efe

La expansión de la variante ómicron del coronavirus desde su detección en noviembre se ha producido a gran velocidad por todo el mundo y se ha convertido en la variante dominante del coronavirus. Su propagación es mucho más veloz que las anteriores variantes y los países han registrado durante varias semanas récords diarios de contagios. Sin embargo, muchos expertos apuntan a que gracias a desarrollar una enfermedad mucho menos grave que las anteriores variantes, podría suponer el fin de la pandemia.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kent (Reino Unido) y la Universidad de Goethe (Alemania) muestra el por qué ómicron es menos efectiva y virulenta que otras variantes como Delta. Demuestra que esta cepa no es capaz de impedir la respuesta inmunitaria del interferón de las células del cuerpo humano, una respuesta de nuestro sistema inmunitario.

La investigación ha revelado la primera explicación del por qué ómicron desarrolla una enfermedad de menor gravedad en los pacientes infectados de esta variante ya dominante.

El estudio revela la primera respuesta

El profesor de la Facultad de Biociencias de la Universidad de Kent, Martin Michaelis explica: "Nuestro estudio proporciona por primera vez una explicación de por qué es menos probable que las infecciones por Omicron causen una enfermedad grave. Esto se debe a que ómicron, a diferencia de Delta, no actúa de manera eficaz, no inhibe eficazmente la respuesta inmune del interferón de la célula huésped".

La investigación de cultivo celular muestra que la variante ómicron sigue siendo sensible a ocho de los fármacos antivirales y candidatos a fármacos más importantes para el tratamiento del coronavirus. Los fármacos son el EIDD-1931 (metabolito activo de molnupiravir), remdesivir, favipravir, ribavirina, PF-07321332 (nirmatrelvir, ingrediente activo depaxlovid), camostatyaprotinina y nafamostat.

"Aunque los experimentos de cultivo celular no reflejan exactamente la situación más compleja de un paciente, nuestros datos brindan evidencia alentadora de que los medicamentos antivirales contra el COVID-19 disponibles también son efectivos contra ómicrón", apunta el profesor Jindrich Cinatl, del Instituto de Virología de la Universidad de Goethe.

Más sobre este tema: