Mundo Guerra Rusia Ucrania

Guerra ruso-ucraniana

Putin apoya los referéndums de anexión de ciudades ucranianas a Rusia, llama a la movilización parcial y no descarta la acción nuclear

Putin llama a la movilización parcial, anuncia su apoyo a los referéndums de anexión de algunas ciudades a Rusia y busca disuadir los avances del país vecino, con la sombra de la amenaza nuclear.

Mientras Ucrania continúa avanzando y recupera territorios que habían sido conquistados por Rusia, Vladímir Putin se plantea nuevos movimientos e intenta dar con la tecla para evitar la derrota total en la invasión rusa de Ucrania, lo cual le dejaría muy tocado entre sus propias filas. Integrantes de su propio gobierno y también partidos rusos de distinta índole le exigen que sea más tajante y tome medidas duras para evitar que Ucrania logre la victoria total en la guerra.

El presidente ruso ha realizado un discurso a la nación, donde llama a la movilización militar parcial, anuncia que apoya los referéndums de anexión de los territorios de Donetsk, Lugansk y las ciudades de Jersón y Zaporiyia para que se unan a Rusia. De este modo, trata de contener las victorias ucranianas para defender que esas ciudades son suelo ruso, dejando abierta la posibilidad de utilizar armas nucleares si sigue sufriendo las contundentes derrotas actuales.

Putin amenaza de nuevo a Occidente con una guerra nuclear. Y subraya "que va en serio", además justifica la llamada a la 'movilización parcial', aludiendo a que las personas que sean llamadas están obligadas a defender toda Rusia, incluyendo dentro de su territorio las regiones ocupadas del Donbás, y a las que el Ejército de Ucrania se acerca, asegurando al mismo tiempo que "Occidente nos quiere destruir". En su discurso el mandatario ruso ha pronunciado por primera vez la palabra guerra y culpa a otros, "los occidentales", de la invasión. Pero no se limita a señalar sino que en su mensaje también hay una amenaza: "Aquellos que intentan chantajearnos con armas nucleares deben saber que los vientos dominantes también pueden soplar en su

Concretamente, Putin ha movilizado a 300.000 reservistas, avisando de que, quienes no acaten sus órdenes u opten por desertar, serán encarcelados. Rusia, que ha debido reclutar presos dentro de sus propias cárceles, sigue buscando salidas ante una situación que se le complica cada vez más al Kremlin.

El ministro de defensa ruso ha hablado por primera vez de bajas en el frente, la cifra que ofrece es de menos de 6.000 hombres, cifra que los ucranianos multiplican por 10 y que justificaría esta llamada a filas. Este martes, el parlamento ruso preparó el terreno, subiendo a 10 años las penas por deserción, desobediencia y rendición.

¿Por qué Rusia promueve estos referéndums de anexión?

Al igual que hiciera con Crimea en 2014, Rusia anuncia referéndums de anexión de las ciudades ucranianas ocupadas. El motivo no es otro que justificar las acciones de guerra contra Ucrania. Si Rusia promueve estos referéndums y sale victoriosa en las votaciones, asegurará que está defendiendo sus propios territorios y alegará todo tipo de defensa propia contra Ucrania, quien no da ninguna validez a estas votaciones, las cuales considera un completo fraude.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ya ha advertido de que no va a ceder ni un solo milímetro de su país a Rusia y da por sentado que liberará toda Ucrania, incluida la región del Donbás, en guerra desde el año 2014. Los temores que existían por aquel entonces ante la posibilidad de un enfrentamiento civil en Ucrania son ahora a la inversa: la guerra ya está en Ucrania pero el descontento civil es cada vez mayor en Rusia, donde Putin está empezando a perder el control y cada vez más parte de la ciudadanía rusa exige que ponga fin a la guerra.

Más sobre este tema: