Mundo Guerra Rusia Ucrania

COVID-19

China señala un paquete procedente de Canadá como la presunta causa de que ómicron llegara a sus fronteras

China ha señalado que un paquete procedente de Canadá fue la causante de que la variante ómicron del coronavirus entrara en su país, negando de nuevo su implicación en la pandemia.

El planeta sigue centrado en superar la devastadora pandemia de coronavirus que comenzó con los primeros contagios en diciembre de 2019, fue declarada en marzo de 2020 y continúa presente en enero de 2022, con más de 328,4 millones de contagios mundiales notificados, 5,54 millones de muertes por el virus y más de 9.600 millones de dosis de la vacuna administradas.

Países como Reino Unido e Israel han adoptado por reducir las cuarentenas de los contagiados a cinco días, un criterio que ya se ha seguido en muchos países del planeta y que está haciéndose cada vez más general, puesto que las anteriores contribuían a un mayor estrés a los contagiados, y tampoco era necesaria semejante cantidad de tiempo.

Por otro lado, países como Austria impondrán la vacunación obligatoria nada más empezar febrero de 2022. Estados Unidos reparte test gratuitos entre su población con los niveles de contagios en máximos históricos, y en Brasil se realizan memoriales a las víctimas de la pandemia con unos originales maniquíes a lo largo de las calles de sus ciudades.

China carga contra Canadá por ómicron

Desde China, se ha vuelto a cargar contra un país extranjero por la pandemia. En este caso, ha sido contra Canadá, asegurando que un paquete procedente desde allí hizo posible que la variante ómicron llegase hasta territorio chino y se propagara, generando multitud de casos en la ciudad, lo cual no ha sentado nada bien a los canadienses.

China sigue dispuesta a controlar de cualquier manera la pandemia. Ha llegado a confinar en cubículos a personas contagiadas de coronavirus, como si de celdas en un campo de concentración se trataran, prohibiéndoles salir hasta que se hayan repuesto y terminen por dar negativo en las pruebas pertinentes.

Entretanto, siguen negando cualquier tipo de implicación en la pandemia y continúan reprimiendo a la prensa con todo tipo de hostigamientos, hasta el punto de que han llegado a encarcelar a periodistas que han cubierto los brotes de coronavirus en la propia China y que el régimen no quería que saliera en la prensa internacional.

Más sobre este tema: