Coronavirus

China intenta controlar el peor brote de coronavirus desde el inicio de la pandemia en Wuham

China ha comenzado una campaña de realización de test masivos, y ha decretado confinamientos parciales por los últimos rebrotes del coronavirus.

La alta capacidad de contagio de la variante delta está poniendo a prueba las estrictas medidas de control y prevención de las autoridades de China para frenar la expansión del coronavirus, aunque los expertos locales confían en que la tasa de vacunación y la experiencia acumulada hasta ahora impidan un rebrote a gran escala.

Este martes China ha comenzado una campaña de realización de test masivos, y ha decretado confinamientos parciales en varias ciudades del país con el objetivo de poner coto a los últimos rebrotes que han causado ya más de 300 infectados y que los medios oficiales consideran los peores desde el comienzo de la pandemia.

Entre las ciudades que ya han emprendido pruebas de ácido nucleico a todos sus residentes se encuentra Wuhan, donde se notificaron los primeros contagios de covid-19 a finales de 2019 y que llevaba desde junio de 2020 sin presentar infecciones a nivel local.

En los últimos 10 días, se han detectado en China más de 380 casos locales a raíz de un brote en el aeropuerto de Nankín, capital de la provincia de Jiangsu, originado por la limpieza sin protección adecuada de un avión de Air China procedente de Rusia en el que viajaba una persona infectada.

Los rebrotes han alcanzado a diferentes provincias, con casos notificados hoy en Hunan, Hubei, Henan, Yunnan y Fujian, además de en Pekín y Shanghái.

Más sobre este tema: