Mundo Guerra Rusia Ucrania

Rusia

Albert, desertor ruso: "Va a ser tiempo para las armas nucleares. Y la gente lo apoya"

Muchos de los rusos que están llegando estos días a Estambul, alrededor de 36.000 pasajeros en vuelos directos desde el miércoles, son hombres en edad de combatir.

Muchos de los rusos que están llegando estos días a Estambul, alrededor de 36.000 pasajeros en vuelos directos desde el miércoles, son hombres en edad de combatir. Además, cuentan a Antena 3 Noticias que se marchan porque temen que tras la posible anexión del Dombás, se cierren las fronteras para ellos.

Uno de esos pasajeros se llama Albert, un desertor ruso doctorado en Filosofía de 31 años. En cuanto escuchó el discurso de Putin, reservó su billete y se dirigió al aeropuerto. Asegura que les retuvieron a los hombres de entre 12 y 40 años, "cogieron nuestros pasaportes y nos sometieron a un interrogatorio".

Albert temía acabar detenido. Hace 10 años sirvió en el Ejército ruso, por lo que está entre la población que tiene prohibido abandonar Rusia. Cuenta a Antena 3 Noticias que "estaba nervioso, pero me convencí de que tenía que estar preparado para ir a la cárcel".

Sus amigos están huyendo por las fronteras del sur del país. No pueden costear los altos precios que han alcanzado estos días los billetes de avión. Albert advierte de que Rusia entra en una nueva fase. "Va a ser el tiempo para las armas nucleares. En enserio, y la gente lo apoya", dice.

Condenado a vivir como un fugitivo, Albert volará a Kazajistán cuando finalice su visado en Turquía. O a cualquiera de los países que no haya cerrado sus puertas a los ciudadanos de Rusia.

Ciudadanos rusos huyendo a Georgia

Muchos ciudadanos rusos están huyendo a la vecina Georgia para evitar ser llamados a luchar en una guerra con la que no están de acuerdo, tras la orden del presidente ruso Vladimir Putin de movilizar a cientos de miles de reservistas para la invasión de Ucrania.

La espera estimada para entrar en Georgia alcanzó las 48 horas, con más de 3.000 vehículos haciendo cola para cruzar la frontera, informaron los medios de comunicación estatales rusos, citando a agentes locales. La capital georgiana, Tiflis, ya había visto una afluencia de unos 40.000 rusos desde que Moscú invadió Ucrania el 24 de febrero, según las estadísticas del Gobierno.

Más sobre este tema: