España Madrid Barcelona

Filomena

José Luis Martínez-Almeida entona el mea culpa sobre Filomena en Madrid: "Hemos aprendido la lección"

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, hace balance de Filomena un año después y reconoce que la ciudad no estaba preparada, por lo que se ha mejorado el plan de actuación. Además, reclama ayudas más cuantiosas al Gobierno.

En Resumen
  • Entrevista en Antena 3 Noticias Fin de Semana

Un año después Madrid de la gran borrasca de nieve de Filomena, José Luis Martínez-Almeida responde a las preguntas de Matías Prats en Antena 3 Noticias Fin de semana sobre qué sucedió entonces, qué se ha aprendido de la experiencia y sus reclamaciones al Gobierno central sobre las ayudas, que el alcalde considera insuficientes.

¿Qué secuelas persisten tras el paso de Filomena?

Todavía tenemos secuelas importantes en el arbolado ya que 800.000 árboles se vieron dañados o afectados, de los cuales aproximadamente 90.000 los hemos tenido que talar, al mismo tiempo que en el resto se hicieron podas. Ahora estamos iniciando también un proceso para replantar todos esos árboles y, por tanto, para no perder esa capacidad arbórea que teníamos en la ciudad de Madrid.

El segundo lugar, es obvio que hay infraestructuras, como el asfalto de la ciudad, que también se vieron muy seriamente afectadas como consecuencia de Filomena.

¿En qué hemos mejorado para evitar errores que entonces se produjeron?

Hemos mejorado, en primer lugar, porque hemos adecuado los medios. De la experiencia hemos aprendido que podemos estar mejor preparados desde el punto de vista de efectivos, el número de personal que podemos destinar a tareas en caso de que se produzca una nevada desde el punto de vista también de maquinaria, desde un mapa que hemos realizado de la ciudad con los lugares más sensibles y, por tanto, donde es necesario poder actuar antes.

Al mismo tiempo, uno de los errores que cometimos fue que no supimos transmitir adecuadamente la información para que generara la convicción en los ciudadanos de la necesidad de que no salieran de casa en esos días si no era absolutamente imprescindible. Ahí también tenemos que hacer autocrítica y, para el caso de que se produzca una nueva nevada, dar esa información con la convicción necesaria para que los ciudadanos entiendan que efectivamente era imprescindible quedarse en casa.

¿Cómo se han cuantificado los daños y cuánto dinero han recibido por parte del Gobierno?

Nosotros valuamos los daños y enviamos una relación detallada y justificada al Gobierno de la Nación y de la delegación del Gobierno aquí en Madrid. La semana pasada se nos comunicó que la valoración que hacían era de millón y medio de euros. Para que nos hagamos una idea, sólo en relación con lo que es el arbolado de la ciudad de Madrid, nosotros hicimos un contrato por valor de 36 millones de euros, más todos los contratos que hicimos para la conservación de la ciudad, pero también para determinadas infraestructuras.

Sinceramente, no hay ningún madrileño que crea que millón y medio de euros sea una cantidad adecuada para resarcir los daños de Filomena. Creo que es una cantidad que se queda muy corta.

Seguramente recibirán más dinero en poco tiempo porque la cantidad que se había presupuestado era mayor

Nosotros solo en el contrato de arbolado habíamos presupuestado 36 millones de euros más todas las reparaciones en infraestructuras de la ciudad. Nosotros calculábamos que Madrid iba a recibir, y así se nos comunicó por parte del Gobierno en su momento, una cantidad cercana a los 65 millones de euros. Estos son daños que, según dicen, están cuantificados entre el 8 y el 18 de enero. Por tanto, nosotros vamos a seguir peleando por lo que consideramos que es justo.

Logísticamente, ¿no nos vamos a enfrentar a ninguna cosa igual en muchísimos años?

Es francamente complicado. Recordamos todos Filomena y las 30 horas que estuvo nevando ininterrumpidamente, pero lo que realmente fue grave fue que durante las ocho noches siguientes se produjeron unas máximas de entre -8º y -12ºC, unas temperaturas que no se daban en 50 años y que impedía que pudiéramos trabajar las 24 horas del día.

Esto no quiere decir que no hayamos aprendido la lección y que, por tanto, no tengamos que estar preparados para cualquier eventualidad de estas características.

Más sobre este tema: