Deportes Fútbol Baloncesto Motor Tenis Ciclismo

Champions League

El Real Madrid culmina su milagro definitivo ante el City y jugará la final de la Champions

Los blancos jugarán la final de la Champions contra el Liverpool tras tumbar 3-1 al City en el Bernabéu (Global 6-5). Dos goles de Rodrygo en el descuento forzaron la prórroga y Benzema marcó el penalti decisivo.

Benzema festeja con Vinícius su gol penalti decisivo al City Real Madrid

El Real Madrid ha completado un nuevo milagro para clasificarse para la final de la Champions League, en la que se medirá al Liverpool, tras imponerse por 3-1 al Manchester City después de una prórroga a la que llegó gracias a dos tantos de Rodrygo Goes en los compases finales.

Las dos dianas del brasileño, que ya forzó la prórroga ante el Chelsea, permitieron al Real Madrid evitar el K.O. cuando ya parecía todo sentenciado después de que el argelino Riyad Mahrez adelantara en el minuto 73 al conjunto de Pep Guardiola.

El cuadro de Carlo Ancelotti parecía haber tirado la toalla ante un rival que tuvo ocasiones clarísimas para sentenciar el choque. No fue así. Rodrygo envió la eliminatoria a la prórroga con sus goles en el minuto 90 y 92. Ya en el 95, un penalti de Rúben Dias sobre Karim Benzema permitió al francés establecer el definitivo 3-1.

Eliminados durante 180 minutos

Tras las remontadas contra PSG y Chelsea, los blancos alumbraron el milagro final ante el contrincante más poderoso. Puede que sea la épica del estadio, el peso de la historia o la existencia de actividad paranormal: están Hogwarts, las caras de Bélmez, el Triángulo de las Bermudas y el Santiago Bernabéu en la Copa de Europa. Es imposible explicar lo que ocurrió solo desde el fútbol: los de Ancelotti estuvieron eliminados desde el minuto 1:32 de la ida hasta el 90:50 de la vuelta... pero aquí los partidos son molto longos y el miedo escénico es real.

El primer tiro a puerta de los merengues fue el gol de Rodrygo en el 90 y, en ese exacto momento, el cuadro 'citizen' se desmoronó como un castillo de naipes. "No digo que estuvieran cagados, pero sabían que todo podía pasar", resumió Courtois en una frase que lo dice todo. Los blancos han levantado un 2-0 al PSG, un 4-3 al Chelsea y un 5-3 al City, eliminando al vigente campeón y a los dos grandes aspirantes al título. Ya no les quedan más clubes-Estado, jeques ni petrodólares en el camino hacia su decimocuarta Champions.

Hay otras remontadas que ves venir, pero la de esta noche no: tras el 0-1 de Mahrez, el Madrid se partió y apenas generó peligro. Guardiola había quitado a De Bruyne, introduciendo a jugadores de corte defensivo como Gündogan para apuntalar el marcador y, de hecho, su equipo pudo sentenciar la eliminatoria como hiciera en el Etihad: Courtois le hizo una parada imposible con los tacos a Grealish y Mendy sacó un balón bajo palos en el 87. Nada hacía presagiar otra gesta, pero tras el primer tanto blanco el City dejó de ser un abusón con la pelota para convertirse en un conjunto de infantiles. La fuerza mental es todo.

Cambio de guardia

Fue el guion de un desalmado, propio de un final de temporada de 'Perdidos': el partido arrancó con el clásico Casemiro-Modric-Kroos y terminó con Camavinga-Valverde-Ceballos, lo cual tiene un simbolismo evidente. Rodrygo, con su enésimo idilio europeo, forzó la prórroga, pero fue Camavinga quien cambió, como ya hiciera en las otras eliminatorias, el sino del encuentro; decisivo en los tres goles, el impacto en el juego de este francés de 19 años fue demoledor. Carvajal, Nacho o Courtois estuvieron imperiales. Si otras noches brillaron Vini, Benzema o Modric, esta fue la remontada de la 'unidad B'; el Madrid acabó el choque solo con tres titulares habituales y Vallejo sacando cabezazos en el área como un descosido.

Los de Carletto han hecho 14 goles a PSG, Chelsea y City. Aun así, hay quien habla de suerte... pero sus remontadas no se explican solo desde la suerte. Es competir hasta el final. Es la magia del Bernabéu. Es un ramillete de futbolistas que ya son históricos y jóvenes noveles que aprenden ellos. Creen en sí mismos, saben jugar estos partidos como nadie y convierten en posible lo imposible en esta competición: nadie ha resistido sus ganas de vencer. Algunos dicen que Dios es blanco, o que simplemente se trata del destino: está escrito que ganarán esta Champions.

El Madrid disputará su quinta final en ocho años y luchará por su decimocuarta Liga de Campeones el próximo 28 de mayo en París ante el Liverpool de Klopp. A veces nos empeñamos en explicar lo inexplicable; tal vez el error del City esta noche fue marcar un gol y despertar al Rey de Europa. Por suerte para los 'reds', la gran final arrancará 0-0 y no habrá vuelta en Chamartín.

Más sobre este tema: